jueves, 28 de enero de 2010

El Relieve



¿Que es el relieve?

El relieve es la forma que adquiere la superficie de la Tierra.

En primer lugar, se distingue:

Relieve de Primer Orden:
Corresponde a los Continentes y las Cuencas Oceánicas. 

Relieve de Segundo Orden:
Corresponde a las cordilleras, llanuras y mesetas y, en el fondo de los océanos, las dorsales y extensas llanuras abisales.
Cada una de estas formas de relieve presenta características de menor tamaño, principalmente producidas por los agentes externos: viento, agua, hielo y mar.

Relieve de Tercer Orden:
En este tipo de relieve, se encuentran los valles, las llanuras y mesetas pequeñas.



RELIEVE SUBMARINO

La Plataforma Continental:
Es la continuación de los continentes bajo el nivel del mar, que  generalmente llega hasta unos 200 metros de profundidad y es bastante plana; aquí se desarrolla gran parte de la vida marina.

El Talud Continental:
A continuación de la plataforma continental, se encuentra el talud, que tiene una pendiente pronunciada. Los fondos marinos planos a grandes profundidades son las llanuras abisales.


Las Dorsales Oceánicas:
Las dorsales oceánicas son grandes cadenas montañosas que se extienden por la zona media de los océanos, con una longitud total de 65.000 kilómetros. Su altura oscila entre 2.000 y 4.000 metros.
En la parte central de una dorsal oceánica hay un conjunto de fracturas que forman un amplio surco por el que fluye material procedente del interior de la Tierra.
A ambos lados del surco se originan grandes elevaciones que, a veces, sobresalen y forman islas volcánicas, como por ejemplo, las Azores.



FORMACIÓN DE LA CORDILLERA DE LOS ANDES

La cordillera de los Andes se sitúa en el borde occidental de Sudamérica y se formó por la subducción de la placa de Nazca, más densa, bajo la placa Sudamericana. 


FORMACIÓN DE LA CORDILLERA DEL HIMALAYA

La cordillera del Himalaya se localiza al interior del continente. Su proceso de formación, se debió a la colisión de dos placas continentales: el mayor grosor y menor densidad de la corteza continental dificultan su subducción. Tras la colisión se produjo la incrustación y cabalgamiento de un continente sobre otro que, como ocurrió en el Tíbet, llegó a duplicar la corteza continental.


FORMACIÓN DEL RELIEVE CHILENO

Hace unos 160 millones de años, en el período Jurásico, la presión de la Placa de Nazca provocó el alzamiento de las tierras del oeste de América del Sur que hasta entonces se encontraban bajo las aguas oceánicas. En el Cretácico, entre 135 y 65 millones de años antes del presente, se produjeron las fallas y plegamientos que dieron la forma que tiene en la actualidad el relieve chileno; entre estas, la más significativa fue la doble falla que causó el descenso de lo que hoy llamamos depresión intermedia. El siguiente esquema ilustra esta doble falla.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.