martes, 19 de enero de 2010

Los Neobabilonios - Guía

El rey más celebre de este segundo imperio Babilónico fue Nabucodonosor II, constructor de templos y palacios, y de los llamados jardines colgantes. Fue el destructor de Jerusalén y llevo cautivos a los judíos a Babilonia. 

La ciudad estaba doblemente fortificada. Un primer muro de ladrillos tenía ocho metros de ancho y una extensión de 18 km. Delante de él había una fosa profunda, y atrás, a 12 metros de distancia, un segundo muro defensivo de siete metros de ancho. Se entraba a la ciudad por varias puertas. La más grandiosa era la “puerta doble”, consagrada a la diosa del amor Ishtar, que tenía las paredes revestidas de azulejos con representaciones de toros y dragones. En el palacio real estaban los famosos jardines colgantes, una de las siete maravillas de la antigüedad. Al centro de la ciudad estaba el zigurat -templo escalonado, similar a una pirámide- construido en honor al “gran señor Marduk”, el dios supremo. Se cree que esta torre, de siete pisos y 91,5 metros de altura, es la famosa “torre de Babel” que aparece en la Biblia. Además, se reconstruyeron los diques para proteger los campos de las inundaciones.

En esta época, fue además una ciudad muy prospera, un importante centro comercial, bancario, religioso y artístico, pero poco después fue invadido por las fuerzas del  Rey  Persa Ciro, quien incorporó esta región al imperio Persa. Los persas, que la dominaron hasta el siglo IV a.C., no saquearon ni destruyeron la ciudad como los asirios, sino que la mantuvieron como una de las provincias más poderosas del imperio Aqueménida.

Babilonia, luego,  fue conquistada por Alejandro Magno (331 a. C.), que instaló en ella su corte, transformándola en un foco cultural en el que confluyeron la cultura griega y oriental.

A la muerte de Alejandro, la región fue gobernada por los Seléucidas, dinastía fundada por Seleuco I Nicátor, uno de los generales de Alejandro.

Con posterioridad, la cultura mesopotámica inició un lento declive. Fue ocupada por los persas sasánidas y luego por los romanos, gracias a las campañas del emperador Trajano. En el siglo VII d.C., la región fue conquistada por los musulmanes y quedó integrada dentro de la civilización árabe.

Durante varios siglos, Babilonia siguió siendo la ciudad más rica y el más importante centro comercial de Asia occidental.

ZIGURAT ESCALONADA QUE SE CREE FUE LA TORRE DE BABEL

EL SEÑOR MARDUK

JARDINES COLGANTES

LA PUERTA DE ISHTAR

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.