viernes, 29 de enero de 2010

La Deriva Continental


LA  LITOSFERA 

Comprende la corteza y la parte más externa del manto, se caracteriza porque está en estado sólido. La litosfera está constituida en diversas partes llamadas placas litosféricas o placas tectónicas.


La energía interna provoca que las placas se muevan, se separen y rocen entre ellas o se hunda una sobre la otra, modelando de esta forma el relieve terrestre.

EL RELIEVE

Corresponde al conjunto de desniveles e irregularidades de la litosfera, el cual ha cambiado a lo largo del tiempo. 


Desde su origen, la Tierra ha sufrido grandes transformaciones; así por ejemplo donde en algún momento hubo valles, hoy existen montañas y algunas superficies que estaban bajo el agua han emergido y viceversa.

LA HISTORIA DE LA TIERRA

El inicio de la historia de la Tierra y de la conformación de los continentes se remonta a unos 1.500 millones de años, cuando comenzaron a desarrollarse las primeras formas de vida en los mares, y en ella se reconocen diferentes etapas. 

La teoría más plausible (Teoría De La Deriva Continental) plantea que en un comienzo la tierra emergida conformaba un solo gran continente, denominado Pangea, Hace unos 200 millones de años este continente habría comenzado a fracturase, progresivamente, hasta llegar a la conformación actual. Desde entonces, la litosfera, dividida en placas continúa en permanente movimiento.

Veamos esta teoría:

I.- LA TEORÍA DE LA DERIVA CONTINENTAL

Alfred Wegener, un meteorólogo y astrónomo alemán en 1912, fue el primero que formuló la teoría de la deriva continental, según la cual se ha producido un desplazamiento de los continentes a lo largo de la historia geológica, hecho que se demuestra por el encaje de la forma de los continentes y la similitud en las estructuras geológicas.

Alfred Wegener

Wegener escribió:

 "La idea del desplazamiento de los continentes se me ocurrió desde 1910, estudiando el mapa del mundo bajo la impresión directa que me produjo la congruencia de los contornos de los continentes que están a uno y otro lado del Atlántico.
Al principio no hice mucho caso de esta idea por parecerme poco probable. Pero en el otoño de 1911 cayó en mis manos por casualidad un informe por medio del cual me enteré de que había pruebas paleontológicas de la existencia de un antiguo puente terrestre (unión) entre Brasil y África".

Hacía tiempo ya que los paleontólogos estaban confundidos por las semejanzas de las especies prehistóricas que habían poblado tierras separadas por vastos océanos; por ejemplo, África y América del Sur.

Si los continentes estaban fijos (y descartando la idea absurda de que una especie hubiera surgido en dos lugares distintos de manera independiente), la única forma de explicar estas semejanzas era suponer que en el pasado había existido una conexión por tierra entre ambos continentes, que luego se había hundido, dando lugar al océano Atlántico.

Wegener reunió toda la evidencia en favor de los supuestos puentes terrestres y escribió:

"Quizá no sea exagerado decir que si no aceptamos la idea de estas antiguas conexiones terrestres, la evolución de la vida en la Tierra y las semejanzas entre los organismos modernos de continentes muy separados son un acertijo sin solución".

A menos que, en lugar de haber estado conectados por tierras intermedias hoy hundidas, estos continentes hubieran estado conectados simplemente porque en el pasado estaban juntos.

Así, Wegener supone la existencia de un supercontinente denominado Pangea, que constituía un bloque compacto hace ya 300 millones de años atrás.

Al inicio de la era secundaria, hace algo más de 200 millones de años, la Pangea  empezó a fragmentarse, primero en dos supercontinentes:

a) Laurasia al norte.

b) Gondwana al sur.



Y poco a poco la Pangea fue fragmentándose hasta llegar a los actuales continentes, que empezaron a separarse poco a poco. La teoría de Alfred Wegener fue rechazada por la comunidad científica de su época hasta que, a mediados del siglo XX, se comenzó a acumular evidencia que demostraba que los continentes, efectivamente, se desplazan.

Resumiendo:

Según la teoría de la deriva de los continentes, hace 200 millones de años la corteza de la Tierra estaba formada por un único continente llamado Pangea. Este conjunto único de tierras empezó a desplazarse y a romperse en grandes piezas o bloques de roca, llamados placas tectónicas, hasta formar una especie de inmenso puzzle. 
A pesar de que los movimientos de estas placas tectónicas son extremadamente lentos, cuando dos placas chocan una de ellas puede elevarse formando grandes cordilleras, mientras que la otra puede hundirse hasta crear profundas fosas marinas.
Los puntos de contacto entre dos placas acostumbran a ser áreas de gran inestabilidad y de mayor intensidad de movimientos internos de la Tierra, que se manifiestan al exterior en forma de terremotos y volcanes.








CLICK PARA CONTINUAR

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.