jueves, 28 de enero de 2010

La Atmósfera

La atmósfera es la capa de elementos, en su mayoría gaseosos, que envuelve la Tierra. Está constituida por una variedad de gases, a los que habitualmente llamamos aire: 

Un 78% de nitrógeno.
Un 21% de oxígeno.
Un 1% de diferentes componentes gaseosos como argón, helio, ozono y anhídrido carbónico. 


Los gases de la atmósfera son fundamentales para el desarrollo de la vida en la Tierra.

CAPAS DE LA ATMÓSFERA



1.- La Troposfera

Es la capa más delgada. La palabra tropos en latín significa cambios y es, efectivamente, en esta capa donde se producen todas las modificaciones meteorológicas causantes del tiempo y el clima. También es la que está en contacto con el ser humano. 

Posee entre un 75% y 80% del aire de la atmósfera, su temperatura oscila entre los 15 °C medida a nivel del mar y los -50 °C en el límite superior.

2.- La Estratosfera:

Se extiende entre los 11 y 50 km, aproximadamente. Su importancia radica en que en ella se encuentra la capa de ozono que nos protege de los rayos ultravioleta provenientes del Sol, que dañan la salud de todos los seres vivos.

3.- La Ionosfera:

Recibe su nombre de los iones que posee, moléculas o partículas electrizadas por la radiación solar que posibilitan la transmisión de las ondas sonoras y audiovisuales, permitiendo la comunicación mediante radio, televisión y satélite. 

4.- La Exosfera:

Se sitúa sobre los 1.000 km de altitud, es la capa más alejada de la Tierra, por lo que la escasa gravedad le confiere una muy baja densidad de gases.

CIRCULACIÓN ATMOSFÉRICA

Los rayos solares llegan a las diferentes partes de la superficie terrestre de manera desigual y, debido a que el calor es mayor en la zona intertropical, existe un sistema de vientos planetarios y un sistema de corrientes marinas que distribuyen este calor hacia las áreas más frías.


SISTEMA DE ALTAS Y BAJAS PRESIONES

El aire de la atmósfera pesa sobre la superficie terrestre, lo que determina la presión atmosférica de un lugar. Cuando el aire se calienta se expande, pesa menos y sube, y así se crea una zona de baja presión o ciclón. 

En la alta atmósfera este aire se enfría, se desplaza y desciende y, así, en las regiones donde estas masas de aire bajan se forman celdas de altas presiones conocidas como anticiclones.

Los vientos que se mueven en la superficie de la Tierra lo hacen desde las zonas de altas presiones hacia aquellas de bajas presiones. Por lo general, ese viento superficial está cargado de humedad.

Cuando el aire asciende, se enfría y el vapor de agua que contiene se condensa, lo que causa precipitaciones de lluvia o nieve. Por el contrario, cuando las grandes masas de aire descienden se calientan, lo que impide que el vapor de agua se condense. 

Por esto, en las zonas de altas presiones el cielo está despejado y no llueve.


Debido al movimiento de rotación de la Tierra, las celdas de altas presiones se mueven hacia el este. En el caso de Chile, la cordillera de los Andes la detiene por lo que esta celda permanece sobre nuestro territorio. En los meses de invierno está más al norte y en los de verano se extiende también hacia el sur.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.