lunes, 25 de enero de 2010

La Ecosfera

La ecosfera, que corresponde al planeta Tierra, es el espacio de interacción entre la biosfera, o conjunto de todos los seres vivos, y los sistemas físicos: atmósfera, hidrosfera y litosfera. La ecosfera se subdivide en grandes territorios denominados biomas.



¿Qué es un bioma?

Un bioma se define como una región terrestre que se caracteriza por su conjunción de seres vivos con un clima y unas condiciones geográficas determinadas. Existen distintas clasificaciones de estos biomas, dependiendo de los aspectos que se tomen en cuenta para diferenciar unos de otros. La clasificación más básica distingue: 

1.- Biomas terrestres.
2.- Biomas  de agua dulce.
3.- Biomas  oceánicos. 

El clima es el elemento fundamental para definir la configuración de los biomas terrestres.

Algunos de los factores y elementos del clima más relevantes en la distinción de los biomas son:

1.- Latitud
Tropical, subtropical, templada, austral, antártica.

2.- Humedad.
Húmedo, seco, semiárido y árido.

3.- Distribución anual de las precipitaciones.
En las selvas secas, hay una estación en que no llueve, mientras que en las selvas húmedas llueve todo el año. En la mayoría de las zonas climáticas las precipitaciones se producen en los meses de verano; el clima mediterráneo se caracteriza por precipitaciones invernales.

4.- Altitud.
A mayor altitud, disminuyen las temperaturas y también se ven alterados el comportamiento de la presión, los vientos, las precipitaciones y la humedad.


El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, su sigla en inglés) ha realizado un acucioso trabajo científico en terreno para definir los biomas que componen la ecosfera. Es una labor aún inconclusa que apunta a la planificación global, regional y local para la conservación de especies de fauna y flora en provecho de las futuras generaciones.


ECOREGIONES

Siendo el bioma una unidad biogeográfica de gran utilidad, su alcance global lo convierte en demasiado amplio para el estudio específico de especies animales y vegetales en regiones precisas del planeta.

Por ejemplo, las especies de flora y de fauna que se encuentran en los bosques templados lluviosos del sur de Chile son diferentes a las que existen en el mismo bioma en el territorio noroeste del continente norteamericano, debido, fundamentalmente, a una historia geológica que las diferencia.

Lo mismo puede decirse del bosque y matorral mediterráneo chileno respecto al existente en California, la cuenca del mar Mediterráneo y las regiones sur occidentales de Australia y Sudáfrica, y de todos los otros biomas presentes en nuestro país.

Tener esto en mente es muy importante dado que el propósito del conocimiento que se pretende es la conservación de especies y comunidades de seres vivos específicos.

Por este motivo, los biomas han sido subdivididos en ecorregiones. El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) define una ecorregión como una gran unidad de tierra o agua que contiene una combinación geográficamente distintiva de especies, comunidades naturales y condiciones ambientales. 

Tienen su fundamento en el hecho de que la biodiversidad no está distribuida de forma uniforme sobre la Tierra, sino que sigue patrones complejos determinados por el clima, la geología y la historia evolutiva del planeta. 

En conjunto, los 14 biomas terrestres han sido subdivididos en 867 ecorregiones globales, que tienen, en promedio, un área aproximada de 150 mil km2. Al trabajar con estas unidades más pequeñas crece enormemente la resolución, lo que permite comprender y conservar procesos ecológicos y hábitats que de otra forma no se conocerían.

De acuerdo a la clasificación del Fondo Mundial para la Naturaleza, en Chile hay presencia de 10 de los 26 biomas:
  • Bosques templados lluviosos de coníferas y mixtos, desde los 36° a los 48° de latitud sur y en el archipiélago de Juan Fernández.
  • Praderas, sabanas y matorrales templados en la Patagonia.
  • Praderas y matorrales de montaña en el altiplano.
  • Bosque y matorral mediterráneo en Chile central, entre los 32° y 36° de latitud sur.
  • Desierto y matorrales y arbóreas xerófilos entre el límite norte y los 32° de latitud sur.
  • Grandes lagos en el altiplano.
  • Oceánico polar en la península Antártica y mar de Weddell.
  • Plataforma y templado oceánico en la vertiente atlántica, al sur de la Patagonia.
  • Surgencias oceánicas templadas: corriente de Humboldt.
  • Oceánico coral tropical en Rapa Nui.
ECOREGIÓN VALDIVIANA


La ecorregión valdiviana del sur de Chile y del sudoeste de Argentina constituye uno de los cinco bosques templados lluviosos de coníferas en el mundo y contiene la segunda extensión más amplia de este bioma. 


Al norte colinda con los bosques y matorrales mediterráneos y al sur se encuentra la ecorregión de bosques subpolares magallánicos. 

El desierto de Atacama, la cordillera de los Andes y las estepas áridas argentinas separan a las regiones templada, mediterránea y magallánica chilenas de los bosques subtropicales de América del Sur y, como resultado, los bosques templados lluviosos de Chile han evolucionado en un aislamiento relativo, lo que ha favorecido un alto índice de endemismo. Las especies llamadas endémicas son aquellas propias y exclusivas de un lugar, es decir, se trata de plantas, animales y otros seres vivos que tienen su origen en esta ecorregión y que, en su gran mayoría, solo se encuentran en ella.

Vocabulario

Xero-:
Prefijo que significa seco, árido (SM).

Xerófilo (a):
Se dice de todas las plantas y asociaciones vegetales adaptadas a la vida en un medio seco (SM).

Surgencia:
Fenómeno oceanográfico que consiste en el movimiento vertical de las masas de agua, de niveles profundos hacia la superficie.

Fluvial:
Perteneciente o relativo al río (SM).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.