viernes, 15 de enero de 2010

Los Chinos






LOS CHINOS



Esta civilización surgió en el valle del rió Amarillo. Fue la dinastía QIN la que fundo el imperio Chino; poseían una excelente administración y una red de caminos que posibilitaron y facilitaron el comercio y las comunicaciones.  Sus principales obras arquitectónicas fueron las pagodas (palacios, fortalezas y templos). Su economía estaba basada en la agricultura, fueron conocidos como “la sociedad hidráulica”, ya que tenían un sistema de irrigación artificial mediante acequias y canales que posibilitaron el cultivo de grandes terrenos. Era el emperador quien administraba todos los dominios, quien además era una autoridad absoluta y teocratita. Delegaba la administración en un mandarin, quien era administrador y defensor del poder imperial y guardián de las costumbres y tradiciones.
             Forman parte de la herencia de esta civilización: la arquitectura, obras de arte  como pinturas y murales, el papel, la porcelana, la seda, la brujula, la imprenta y tal vez la más importante la pólvora.

QUIN

LAS DINASTIAS

Desde su fundación, en 221 a.C.(dinastía Qin), hasta su caída a principios del siglo XX, el imperio chino conoció 57 dinastías, unas nacionales y otras de procedencia extranjera. Muchas de estas dinastías coexistieron cada vez que el territorio se dividió, por eso la historiografía tradicional china distingue seis grandes épocas dinásticas:

1. La época Han, que duró hasta el 220 a.C. y que fue un periodo de gran expansión exterior hacia Corea, Asia central y Vietnam.

2. La época llamada de las Seis Dinastías, que comprende los cuatro siglos de desunión entre los imperios Han y Sui. En realidad, en este periodo hubo más de dos docenas de casas reales y de Estados, pero la tradición nacional fue mantenida por las Seis Dinastías, que, a partir de la de Wu, se sucedieron hasta 589 en Nankín, su capital. Fue una época de refinamiento en las cortes del Sur mientras en el Norte imperaba la barbarie y el budismo procedente de la India se consolidaba. A su vez el territorio chino sufría un serio intento de invasión por parte de los tártaros en el año 383 en que fueron rechazados por el ejército Tsin. Una de las constantes que ya se manifestó en este periodo fue el gran poder de absorción e integración que la cultura china ejerció siempre sobre los invasores. Al tiempo que quedó marcada la frontera entre las dinastías tártaras del Norte y las chinas del Sur que se fijó prácticamente en el límite norte del área de cultivo del arroz, terreno poco apropiado para las tácticas militares de la caballería nómada de los pueblos centroasiáticos.

3. La época de la llamada reunificación de los imperios Sui y T´ang (581-906).

4. La época de la dinastía Sung que en realidad comprende las Cinco Dinastías que de 907 a 960 coexistieron con otra decena más como consecuencia de una nueva división de China y el gobierno concreto de los Sung de 960 a 1279.

5. La Época mongola de la dinastía Yüan (1279-1368) que representó una época de dominación extranjera y en realidad el fin de la llamada civilización china clásica pero también un periodo de sincretismo religioso y cultural.

6. La época de la restauración y decadencia definitiva del Imperio, largo periodo que se inició brillantemente con el imperio Ming (1368-1644) verdadero restaurador de un patriotismo nacional en ruinas después del periodo mongol.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.